La cartografía (de precisión) del espacio público verde como mediación hacia ciudades sustentables

Si bien la utilización de las imágenes de Banda Infrarrojo Cercana (NIR) tiene ya varios años y se ha

Parque Roca de la CABA - Dic 2014

Parque Roca de la CABA – Dic 2014

generalizado su aplicación en la agricultura y en el campo de los recursos naturales, aparece ahora en el ámbito urbano como una novedosa herramienta de precisión para la gestión pública de los espacios verdes y la vegetación urbana. Hoy disponemos de sensores de captura de datos para las zonas urbanas en 5 bandas: Pancromático (Blanco y Negro), RGB e infrarrojo en un píxel de 10 a 7 cms, con la posibilidad de infrarrojo “más cercano”.

Ulrich Beck, sociólogo alemán recientemente fallecido, acuñó la frase «sociedad de riesgo» para definir la característica diferencial propia de las sociedades de fines del s. XX y principios del XXI. Mientras que la primera modernidad se caracterizó por la industrialización y la sociedad de masas, la segunda modernidad por la tendencia a la globalización y el incesante y autonomizado progreso tecnológico, ciego y sordo a sus propios efectos y amenazas. De forma acumulativa y latente, estos procesos producen amenazas que cuestionan y, finalmente, destruyen los fundamentos de la sociedad industrial y, encierran la paradoja o contradicción del peligro de la preservación de la especie. No es ya el destino el que nos envía los peligros, sino nosotros quienes los creamos. Agrega que una de las principales características de estos riesgos es la “«no-compensabilidad», algo que lleva a la necesidad imperiosa de tener que anticipar y evitar riesgos cuya existencia aún no está del todo probada.

Hoy día, este aporte de Beck, que ya tiene algunas décadas, no nos resulta ni ciencia ficción ni producto de la señal dada por algún pájaro agorero. Es tan usual ver y escuchar noticias en los medios concernientes a eventos climáticos tales como lluvias extremas que desencadenan desastres “naturales” de magnitud creciente, como también lo es el ver una mayor preocupación por parte de las sociedades y los gobiernos en operar sobre los efectos indeseables de la explotación moderna. Hay una mayor responsabilidad ética en lo referente a la distribución temporal de los «bienes» y los «males». Este tema que ya ha ganado su lugar en las primeras planas locales e internacionales, también ha atravesado a los idearios políticos. ¿Cómo es esto? Es un lugar común el responsabilizar al Estado neoliberal de fines del s XX, y a su política vinculada de librar las actividades de explotación a las fuerzas del mercado. Grandes catástrofes tales como la del reactor de Chernobil o el huracán Katrina de 2005 (o, en la Argentina, las inundaciones de Santa Fe del 2003, las de La Plata de 2013, las de Córdoba del 2015, los incendios forestales en Chubut de 2015, etc.) dan pie “a un debate mundial sobre si hay que considerar la dinámica de la sociedad del riesgo mundial una refutación histórica del Estado mínimo neoliberal.” Esto ha llevado a un retorno de la mediación estatal en lo referente tanto al impacto ambiental de las actividades económicas, como en la creación activa de infraestructuras de mitigación o compensación de los daños que se producen.

Retornando a los temas del sensado territorial, hay una nueva visión de la relevancia de los Modelos Digitales de Terreno (DSMs) y la utilización de la Banda Infrarroja para obtener Modelos Digitales de Elevación, hecho que además del aporte de información que proporciona la banda misma, adicionalmente contribuye con una mejora sustancial de la calidad altimétrica de los Modelos de Correlación. En esta línea, el reciente número 79 de la publicación mensual brasilera Mundo Geo, se ha referido al nuevo paradigma de Modelos Digitales de Superficie (DSMs), un formato de datos obtenido a partir de cámaras aéreas oblicuas que permite la generación de una base de datos de alta precisión. Los datos contienen, para cada punto, tanto la coordenada planimétrica x, y, como la información de altura con precisión. Asociado a ese punto, texturas en 360º fotográficas complementan el registro, permitiendo visualizaciones en 3D muy próximas a la realidad, asociadas a la extracción de medidas precisas de posicionamiento y altura, además de la visualización de las fachadas y otros rasgos de la realidad espacial.

Sumado a este aporte, lo que resulta interesante es la posibilidad de la utilización del Infrarrojo en el área urbana. Entre los más de 150 Índices de Vegetación (IVs) existentes, seguramente el NDVI (Normalized Differential Vegetation Index, Índice de Vegetación Diferencial Normalizado) sea el más conocido y frecuentemente utilizado. El NDVI es un simple pero efectivo IV para cuantificar la vegetación verde, que normaliza la distribución de follaje verde en el ancho de banda del rojo cercano y la absorción de clorofila en el ancho de banda rojo. NDVI=(NIR-RED)/(NIR+RED) El rango de valor de un NDVI está entre -1 y +1, donde la vegetación saludable generalmente cae en valores de entre 0.2 y 0.8.

Es sabido que hasta ahora la banda infrarroja se disponía casi pura y exclusivamente en los satélites, donde las resoluciones espaciales eran de metros, apropiadas para medir dimensiones de recursos naturales en escala de gran denominador. Con el advenimiento de estas nuevas tecnologías, el DSM y, la cámara digital con cinco bandas (Blanco y Negro, RGB, Infrarrojo) que en un píxel pequeño (por ejemplo, de 7 o 10 cms) da la posibilidad de la utilización del Infrarrojo para hacer una interpretación mucho más cercana (mucho más humana), aparece la posibilidad de agregar valor en un ámbito urbano. Es así que todo lo que le cabe al saber agropecuario en términos de análisis de índices de vegetación, es ahora aplicable al área urbana: además del catastro y la sanidad (la vegetación sana absorbe la mayoría de la luz visible y refleja una gran parte de la luz de infrarrojo cercano, mientras que le vegetación enferma refleja más luz visible y menos infrarroja cercana), permite hacer un análisis multitemporal del crecimiento de la masa arbórea, volumen de follaje, NDVI, entre otros tantos indicadores ecológicos y medioambientales.

Es importante tener en cuenta que una cosa es registrar el catastro público por diferencia del espacio construido y, otra muy diferente es hacerlo por la identificación positiva del espacio verde. Es así que tenemos ahora la posibilidad de identificar áreas verdes a nivel píxel de 10 cms para planificación de detalle -se puede hacer a nivel parcelario y subparcelario. Por ejemplo, en el caso de la dotación de árboles, no serían ya necesarios los controles presenciales, se obtendría la dotación de árboles georreferenciados, las especies, sus alturas, las cotas de las copas, sus volúmenes, sus estados de salud, etc. A su vez, las políticas públicas podrían tener también injerencia en los espacios verdes privados, diseñando políticas de fomento.

Para cerrar, cabe traer a colación que nuestra Constitución Nacional promueve el planeamiento prospectivo de políticas asertivas que contemplen la protección y uso racional de los recursos naturales y del medio ambiente, en un entorno de desarrollo sostenible y socialmente justo.

Ing. Flavia Serafini e Ing. Marcelo Marcovich

Colaboración del Ing. y Lic. en Filosofía Alejandro Fidias Fabri

Bibliografía

BECK, Ulrich. La sociedad de riesgo mundial. 2008. Ediciones Paidos Ibérica, S.A., Barcelona.

3D: O novo paradigma da geotecnología”, en Revista Mundo Geo Nro. 79: http://mundogeo.com/blog/2014/11/10/3d-o-novo-paradigma-da-geotecnologia/

Anuncios

4 comentarios en “La cartografía (de precisión) del espacio público verde como mediación hacia ciudades sustentables

  1. Excelente nota. Por favor profundizar en el tema técnico de uso de las bandas. Desde el uso municipal, estamos acostumbrados a trabajar con las imágenes en formato EGB. Si mal no entiendo deberíamos requerir a nuestros proveedores cada una de las bandas por separado para obtener índives como el comentado en el artículo. Igualmente, muy interesante. – Roberto

    Me gusta

    1. Roberto, muchas gracias por tu comentario. Es cierto, nuestros clientes nos solicitan normalmente mosaicos de imagenes ortorrectificadas cuyo formato final es RGB. Para realizar estos productos de información se necesitan indefectiblemente las bandas individuales.. Son un poco más de trabajo pero, no necesariamente más complejidad.- Marcelo Marcovich

      Me gusta

  2. En el caso del análisis de las características de la dotación de arboles y masa verde en general, el establecimiento de la banda cromática del nivel de humedad, nos da la posibilidad de establecer los diferentes niveles de peligro de ocurrencia de incendios forestales, poniendo en este caso a disposición de las autoridades competentes una herramienta eficaz para la detección precoz del foco ígneo y las labores de extinción del mismo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s