La cartografía y el ejercicio de la soberanía vertical 3D.

Ejercicio de la soberanía vertical 3D (con tecnología 360º de GENMAP)

En dos escritos precedentes hemos reflexionado sobre el concepto de «régimen escópico» -la forma epocal de mirar y representar el mundo- y su vinculación con la cartografía. Como bien afirmara la filósofa Hannah Arendt, al pensamiento le pasa lo mismo que al velo de Penélope, “que vuelve a destejer por la noche lo que ha tejido durante el día, para poder empezar de nuevo al día siguiente”. Tal es así que encontramos ahora que el tema puede ser analizado desde otra perspectiva: con anterioridad nos referimos a que “la tecnología cartográfica está dando pasos hacia una convergencia con la estética de los videojuegos caracterizados por el «régimen escópico 3 D»”. Entendemos ahora que hace falta discernir entre los cambios que perciben los usuarios finales (por ejemplo, los ciudadanos de a pie) en la forma en que el mundo les es representado, y los cambios que sufre el productor de cartografía en la forma en que debe representar al mundo.

¿Qué quiere decir esto? Que hay un camino que recorre el usuario para decodificar la información provista por la cartografía y luego poder aplicarla en su vida diaria, y también hay un camino que debe recorrer el cartógrafo para poder comunicar al usuario, mediante mapas, las interpretaciones científicas de las relaciones geográficas. Podemos entender entonces que «comunicar» sea una de las palabras clave que vincula al usuario para el cual el mapa ha sido diseñado y al cartógrafo que lo diseña. Pensemos siempre que la cartografía tiene por causa final (el telos aristotélico) el servir al hombre.

Vemos entonces que hay un acto de la comunicación que ocurre entre el cartógrafo y el usuario, y que tiene por finalidad el aportar información relevante para el receptor. Se produce un circuito en donde el emisor codifica geoinformación para que sea interpretable y la transmite. El receptor decodifica e interpreta el mensaje – por ejemplo, un mapa temático- a los efectos de darle la aplicación demandada. La eficacia del mensaje está dada entonces por la alineación entre la información ofrecida por el emisor y la demandada por el receptor.

Avancemos otro paso: la cartografía topográfica urbana tradicionalmente ha tenido por régimen escópico -el modo de ver- el de la mirada de Dios. También tradicionalmente el usuario de esta cartografía ha sido erudito o instruido, o digamos un alfabetizado cartográfico. Quiere decir que cualquier persona que necesitara interpretar un mapa o una carta, debía instruirse y adaptarse a los códigos propios de la ciencia cartográfica. Además, las mismas técnicas análogicas disponibles le restaban flexibilidad a la comunicación entre productor y usuario.

Hito Steyerl

Hito Steyerl

¿Qué está ocurriendo hoy día? Han cobrado relevancia las múltiples demandas de los multivariados usuarios, y podemos pensar que ha ocurrido o está ocurriendo un desplazamiento al encuentro de la demanda cartográfica específica. Es así que la artista y teórica visual Hito Steyerl ha afirmado que “nuestro sentido de la orientación espacial y temporal ha cambiado radicalemente en años recientes como consecuencia de las nuevas tecnologías”. Desde la óptica del usuario, observa que se da una creciente importancia de las vistas aéreas -la visión del ojo de Dios- en detrimento del “paradigma que durante largo tiempo ha dominado nuestra visión: la perspetiva lineal”. Este encuentro de regímenes es el que actualmente conocemos como imágenes 360 grados o Street View. Agrega que el “punto de vista estable y singular está siendo complementado (y muchas veces reemplazado) por múltiples perspectivas, ventanas superpuestas, líneas y puntos de fuga distorsionados”. La actual confluencia de los regímenes escópicos que podemos encontrar en las modernas tecnologías portátiles, viene a empoderar al sujeto que estaba antes anclado al paradigma de la perspectiva estática, convergente a un único ojo, y bajo un andamiaje matematizado. También agregamos que las tecnologías que nos permiten representar el mundo con tanto detalle están produciendo que la cartografía integre el espacio extenso geográfico con el espacio pequeño arquitectónico y con la dimenión 3D, y todo esto en tiempo real. Estamos constantemente en un zoom-in/zoom-out. Pensemos también que estas imágenes ya no solo se limitan a representar el mundo sino que operan como catalizadores de las acciones del hombre.

Paralelamente, este nuevo régimen escópico 3D le agrega como valor al tipo de usuario profesional lo que podemos llamar la «soberanía vertical 3D». ¿Qué significa esto? Que hay un desplazamiento desde la soberanía en planta hacia la soberanía espacial (no exactamente la que conocemos como Espacio Aéreo). Por ejemplo, el poder político de un Municipio ejercita su soberanía vertical 3D cuando planifica también de manera vertical y otorga permisos para construir un edificio de 12 pisos, o instalar una antena de celular, o la cartelería de publicidad, o la infraestructura urbana subterránea -la «soberanía vertical también alcanza al relevamiento de las capas del subsuelo». Esto se puede ver en el caso particular recientemente informado del proyecto de infraestructura conjunto de Nación y Ciudad de elevar algunos tramos de las vías de los ferrocarriles San Martín y Belgrano Sur. Es un proyecto que solo se puede pensar espacialmente (digamos, en 3D).

Para darle un cierre a la reflexión, entendemos que los cambios acelerados que estamos viviendo hoy día quizá le pidan a la ciencia cartográfica –y con ello a todos los eslabones que estamos incluidos en la cadena de producción- el dejarse abordar por otros saberes –por ejemplo, la teoría de la comunicación, las artes visuales, etc.- y con ello, que desplace el punto de encuentro hacia la demanda de los diversos tipos de usuario, a los efectos de democratizar las aplicaciones. Se trata de una tarea ardua, en la que ya estamos abocados.

Ing. Flavia Serafini e Ing. Marcelo Marcovich

Colaboración: Ing. y Lic. en Filosofía Alejandro Fidias Fabri

PS: Nos tomamos la libertad de adjuntarles un interesante y corto -dura sólo 4 minutos- video experimental de la teórica y videoartista Hito Heyerl, en el cual, a la manera del arte conceptual, reflexiona con imágenes sobre el poder de las imágenes y la realidad ampliada (RA). En un mundo construido por imágenes cabe hacerse la pregunta por aquello que percibimos como realidad, y los delgados límites entre realidad e irrealidad. Cabe también observar como el mismo mundo de imágenes llega a afectar a nuestra percepción de la realidad, y consecuentemente operar como catalizador de nuestros actos. Esperamos que lo disfruten.

Bibliografía:

STEYERL, Hito. En caída libre. Un experimento mental sobre la perspectiva vertical. en Los condenados de la pantalla. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Ed. Caja Negra, 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s